Huawei exige Estados Unidos detener acciones ilegales en su contra

Huawei continúa con su demanda contra Estados Unidos, impugnando la constitucionalidad de una ley estadounidense que prohíbe a las agencias federales comprar sus productos.

La asediada empresa de tecnología china dijo el miércoles que quiere que Washington “detenga las acciones ilegales” en su contra y consideró las restricciones de Estados Unidos como un intento de sacarlos del negocio.

Los políticos estadounidenses están “usando la fuerza de toda una nación para perseguir a una empresa privada”, dijo Song Liuping, el abogado jefe de Huawei, en una conferencia de prensa en Shenzhen.

Huawei presentó una moción de juicio sumario, solicitando a la corte que revoque parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional. La tecnológica alega que una parte de la ley, que prohíbe específicamente a las agencias gubernamentales usar tecnología de Huawei y de su rival chino más pequeño, ZTE, viola la Constitución de Estados Unidos al señalar a un individuo o grupo para ser castigado sin juicio.

“El gobierno de EE. UU. no ha proporcionado pruebas que demuestren que Huawei es una amenaza para la seguridad. No hay pruebas, no hay nada. Sólo especulaciones”, dijo Song.

Huawei presentó por primera vez la demanda contra una parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional en marzo.

Pero eso fue antes de que Estados Unidos la golpeara con una prohibición de exportaciones, impidiendo efectivamente que las compañías estadounidenses hagan negocios con Huawei. El Departamento de Comercio de EE. UU. colocó a principios de este mes a Huawei en una lista de firmas extranjeras que se considera socavan la seguridad nacional estadounidense o los intereses de su política exterior. Se prohíbe a las compañías listadas recibir componentes y programas a menos que exista una licencia.

La demanda de Huawei sería “una victoria pírrica en el mejor de los casos” frente a las nuevas restricciones de EE. UU., dijo Paul Triolo, quien se especializa en política tecnológica global en Eurasia Group.

El caso “parece ser el último suspiro del enfoque litigioso de la empresa ante las acciones de EE. UU., y si quiere sobrevivir … la firma tendrá que demandar por un trato indulgente del Departamento de Comercio”, dijo Triolo.

Huawei es la compañía de telecomunicaciones más grande del mundo y sus teléfonos inteligentes compiten con Apple y Samsung.

La prohibición de exportaciones impuesta por EE. UU. obligó a proveedores como Google y ARM Holdings a romper lazos con la empresa china. Las principales compañías en el Reino Unido y Japón también han retrasado el lanzamiento de los teléfonos inteligentes Huawei.

Agregar a Huawei a la lista negra comercial “establece un precedente peligroso”, dijo Song. “Hoy son las telecomunicaciones y Huawei. Mañana podría ser su industria, su empresa, sus consumidores”, agregó.

Huawei dice que ha estado acumulando inventarios y diversificando su cadena de suministro durante años, anticipándose a ser cortado de los proveedores de EE. UU.

Pero los expertos dicen que la incapacidad de obtener partes y componentes estadounidenses durante mucho tiempo sería paralizante. Huawei es líder en tecnología 5G y estar en la lista negra de comercio también podría dificultar el desarrollo de la tecnología inalámbrica ultrarrápida en todo el mundo.

Song dijo que estar en la lista negra perjudicaría a “más de 3.000 millones de clientes” de Huawei en más de 170 países, incluso en Estados Unidos donde aún trabaja con algunos operadores rurales.

“La conectividad es un derecho humano básico y el gobierno de Estados Unidos está poniendo en riesgo sus derechos”, dijo.

REPORTE DE CNN